Dios ni trabajando estamos seguro