Skip to content
Noticias Nacionales

Palabras que odian escuchar los hombres

7 de enero de 2023

Los hombres dicen que las mujeres somos seres muy complejos, sin embargo, ellos no se quedan atrás. Para poder entender la mente masculina, hoy te mostramos algunas frases que los hombres odian.

“No, ¡porque no!”

El rechazo es un fuerte golpe de autoestima para el hombre, por lo tanto, cuando nos sugiere algo, quizás en vez de utilizar un “no” potente, podríamos decirle: “me gustaría más si hiciéramos…”. De esta forma revertimos la situación y logramos que no se sienta tan mal.

“¿Otra vez vas a salir?”

El atacar a su grupo de amigos no es muy recomendable. A los hombres les gusta ser libres y salir con su grupo cuando lo desean. Si les reprochamos directamente que no salen nunca con nosotras, obtendremos una reacción adversa. Por eso, en lugar de hacerle esa pregunta podrías decirle: “Qué te parece si salimos hoy”.

“¿Por qué la miras?”

La mayoría de los hombres detestan que los celes. Por tanto, dale un voto de confianza y disimula un poco más tus sentimientos.

“¿Qué te pasa?”

Los hombres se creen autosuficientes y que pueden resolver todos los problemas, sin la ayuda de nadie. Al contrario que nosotras, que nos reunimos con nuestras amigas a hablar, ellos se esconden en una cueva.

“Ya no me quieres”

A ellos no les gusta tener que estar las 24 horas del día recordándonos que nos quieren. Recuerda que son menos expresivos que nosotras.

“No te necesito”

A los hombres les gusta sentir que alguien depende de ellos. Son protectores por naturaleza y disfrutan de sentirse necesitados.

“Tenemos que hablar”

Esta frase hace que se les erice el pelo. Por lo general, cuando la usamos, activan su armadura y pasan a un estado defensivo perdiendo las ganas de conversar. En su lugar, podemos utilizar la frase “amor: no es que haya pasado algo, pero me gustaría hablar sobre esto”.

“¡Mi ex era muy…!”

Grave error, nunca lo compares con tu ex, ya que tarde o temprano esto terminara por generar conflictos. El pasado hay que dejarlo en el pasado.

“No me pasa nada”

Si te pasa algo, no lo hagas adivinar, ellos lo detestan y termina por cansarlos. Animémonos y contémosle lo que sentimos sin vergüenza abandonando la actitud de víctima.