Dios que pena, yo echo el pleito aquí en mi República Dominicana