Skip to content
Noticias Nacionales

Darling Montenegro y su hijo Abel

1 de febrero de 2024

El pasado domingo 28 de enero, Darling Montenegro Mairena, de 22 años, y su hijo Abel Centeno Montenegro, fueron víctimas de un violento ataque por parte de tres perros pitbull en el sector de Copalar, en Río Blanco. Este lamentable suceso marca el cuarto incidente reportado en los últimos dos meses, donde perros de razas pitbull y rottweiler han atacado a sus propios dueños, en algunos casos, con consecuencias fatales.

Ambas víctimas resultaron gravemente heridas y actualmente se encuentran internadas en el hospital regional Cesar Amador Molina. La situación ha generado un intenso debate en Nicaragua sobre la necesidad de tomar medidas más estrictas respecto a la tenencia de estas razas de perros, incluyendo la posibilidad de sacrificar a los animales si representan una amenaza para las personas.

Incidencia Recurrente

El hecho de que este sea el cuarto incidente similar en un corto periodo de tiempo ha aumentado la preocupación en la comunidad. Se busca determinar si estas agresiones son resultado de negligencia por parte de los dueños, problemas de entrenamiento de los perros, o si hay otros factores subyacentes que deben abordarse de manera urgente.

El debate sobre si se debería o no sacrificar a los perros involucrados ha generado opiniones encontradas. Algunos argumentan que la culpa recae en los dueños por no educar y controlar adecuadamente a sus mascotas, mientras que otros sostienen que ciertas razas deberían estar prohibidas por completo debido a su historial de ataques.

La comunidad de Copalar, en particular, se encuentra en estado de alerta después de este incidente. Los residentes expresan su preocupación por la seguridad pública y exigen medidas más estrictas para prevenir futuros ataques.

Este caso ha llevado a un llamado a la acción por parte de defensores de los derechos de los animales y grupos comunitarios. La discusión se centra en la necesidad de implementar medidas legales y regulatorias más estrictas para garantizar la seguridad tanto de las personas como de los animales.

Darling Montenegro y su hijo Abel
Darling Montenegro y su hijo Abel
Darling Montenegro y su hijo Abel
Darling Montenegro y su hijo Abel